16-03-2023

¿Te gustaría estudiar el Grado Superior en Educación Infantil y no tienes claro cuáles son las salidas laborales que ofrece este ciclo formativo? No te preocupes, estás en el lugar perfecto.

En este artículo, exploraremos las distintas salidas laborales del Grado Superior en Educación Infantil. Esta titulación de FP ofrece numerosas oportunidades profesionales, pudiendo trabajar como educador en una escuela infantil, monitora en actividades de ocio y tiempo libre, etc.

Así que si quieres saber en qué podrás trabajar una vez tengas la titulación de Técnico Superior en Educación Infantil, ¡sigue leyendo!

Salidas laborales del Grado Superior en Educación Infantil

El Grado Superior en Educación Infantil es una titulación con gran demanda en el ámbito educativo, ya que prepara a los profesionales para el cuidado y la educación de los niños y niñas en sus primeros años de vida. Tanto así que este grado año tras año se cuela en ranking de Grados Superiores con más salidas en España.

Esta etapa es crucial para el desarrollo y el aprendizaje, y los profesionales en este campo desempeñan un papel fundamental en el bienestar y crecimiento de los más pequeños. A continuación, descubriremos las múltiples salidas profesionales asociadas al Grado Superior en Educación Infantil:

Educador/a infantil en escuelas infantiles

Ser educador o educadora infantil ofrece la posibilidad de trabajar en escuelas infantiles y desarrollar actividades educativas y lúdicas con niños y niñas de edades comprendidas entre 0 y 6 años.

Es una labor que implica una gran responsabilidad, ya que durante esta etapa temprana de la vida, los niños y niñas están desarrollando su personalidad y habilidades sociales, cognitivas, lingüísticas y emocionales. Es por ello que el papel del educador o educadora infantil es fundamental en el desarrollo integral de los niños y niñas, y se convierte en una tarea apasionante y enriquecedora para aquellos que deciden dedicarse a esta profesión.

Educador/a en instituciones con menores de 0 a 6 años en situación de riesgo social

Otra opción muy gratificante es trabajar con menores en situación de exclusión social. Como educador/a, podrás contribuir al bienestar y desarrollo de estos niños y niñas.

El papel del educador o educadora en este contexto es crucial. Deben garantizar el bienestar emocional y físico de los menores, fomentar su desarrollo integral y trabajar en su proceso de adaptación y socialización en un entorno afectivo y protector.

Monitor/a en actividades de ocio y tiempo libre

También puedes optar por trabajar como monitor/a en actividades de ocio y tiempo libre con niños y niñas de 0 a 6 años. Podrás desarrollar actividades al aire libre, juegos, talleres y excursiones.

Este profesional tiene como principal objetivo fomentar el desarrollo integral de los niños y niñas en estas edades, potenciando su creatividad, su curiosidad y su capacidad para relacionarse con los demás.

Monitor/a en colegios públicos

Los colegios públicos también necesitan personal cualificado para atender y cuidar a los niños y niñas más pequeños. Como monitor/a, podrás colaborar con el equipo educativo del colegio y ayudar en la organización de las actividades y tareas.

La labor del Monitor o la Monitora en colegios públicos va más allá de la mera colaboración con el equipo educativo. Implica también la atención directa a los niños y niñas, supervisando su comportamiento y asistiendo en sus necesidades diarias.

Este profesional puede desempeñar diferentes funciones, desde apoyar en el comedor escolar, hasta desarrollar actividades lúdicas y educativas en el patio o en el aula.

Educador o educadora como medio de apoyo familiar con menores de 6 años

Otra opción es trabajar como educador/a en programas de apoyo a familias con niños y niñas de hasta 6 años. Tu labor será acompañar y guiar a las familias en la educación y cuidado de sus hijos.

Las funciones de un educador o educadora como medio de apoyo familiar con menores de 6 años pueden ser variadas.

Puedes ofrecer orientación y asesoramiento en la educación de los hijos, hasta desarrollar actividades conjuntas entre padres, madres y niños para mejorar su relación y bienestar.

Educador o educadora en campamentos de vacaciones de 0 a 6 años

En los campamentos de vacaciones para niños y niñas de hasta 6 años también se necesitan educadores/as. Podrás desarrollar actividades educativas y de ocio en un entorno natural y divertido.

Este profesional deberá estar preparado para desarrollar actividades creativas y adaptadas a la edad y necesidades de cada niño o niña, fomentando la participación activa y el aprendizaje a través del juego. Será necesario tener habilidades comunicativas y de liderazgo, para poder y coordinar a un grupo, asegurando su bienestar y seguridad en todo momento.

Las funciones de un educador o educadora en campamentos de vacaciones de 0 a 6 años pueden variar, desde desarrollar actividades deportivas y recreativas, hasta talleres de manualidades y exploración de la naturaleza.

Educador o educadora en bibliotecas o ludotecas, con niños de hasta 6 años

Por último, también puedes trabajar como educador/a en bibliotecas o ludotecas, donde tendrás la oportunidad de fomentar el hábito de la lectura y el juego en los niños y niñas más pequeños.

Podrás utilizar recursos como cuentos, juegos y juguetes para estimular su imaginación y creatividad, y fomentar el aprendizaje de manera lúdica y divertida.

Curso Online de Acceso Grado Superior

¿Cuánto cobra un educador infantil?

El salario mensual de un educador infantil en España puede variar dependiendo de diversos factores. Esto dependerá de la Comunidad Autónoma en la que te encuentres y la experiencia laboral que tengas.

Según datos del sindicato de educación FSIE, el sueldo medio de un educador infantil en España ronda entre los 1.200-1.500 euros brutos al mes. Sin embargo, esta cifra puede variar en función de factores como la antigüedad en el puesto, la titulación o las responsabilidades asumidas.

También es importante tener en cuenta que los salarios pueden oscilar en función de la Comunidad Autónoma. Algunas autonomías tienen convenios colectivos propios que establecen unas condiciones laborales diferentes.

Habilidades más demandadas en un educador infantil

Para lograr ser un gran educador infantil, es importante desarrollar ciertas habilidades, muchas de las cuales destacamos a continuación:

  • Empatía: Es fundamental que un educador infantil tenga la capacidad de entender las necesidades y sentimientos de los niños y niñas con los que trabaja. En este sentido, la empatía es esencial para establecer una relación de confianza y respeto.
  • Comunicación efectiva: Un educador infantil debe ser capaz de comunicarse de manera clara y efectiva con los niños y niñas, así como con sus familias y colegas. La comunicación es clave para una buena convivencia y para lograr los objetivos educativos.
  • Creatividad: Un buen educador infantil debe ser creativo/a para desarrollar actividades educativas y lúdicas que estimulen la imaginación y el aprendizaje de los niños y niñas.Paciencia: Los niños y niñas pueden ser muy activos e impulsivos, por lo que es importante que un educador infantil tenga paciencia y sea capaz de mantener la calma en situaciones desafiantes.
  • Paciencia: Los niños y niñas pueden ser muy activos e impulsivos, por lo que es importante que un educador infantil tenga paciencia y sea capaz de mantener la calma en situaciones desafiantes.
  • Organización: Un educador infantil debe ser capaz de planificar y organizar las actividades educativas y el espacio en el que se desarrollan. La organización es clave para garantizar un ambiente seguro y adecuado para los niños y niñas.
  • Trabajo en equipo: Un educador infantil trabaja en equipo con otros profesionales, así que es importante tener habilidades sociales para colaborar y coordinar las tareas y actividades.
  • Adaptabilidad: Los niños y niñas son impredecibles, por lo que es importante que un educador infantil tenga la capacidad de adaptarse a situaciones nuevas y cambiantes para garantizar el bienestar y la seguridad de los niños y niñas.
  • Conocimientos sobre el desarrollo infantil: Un buen educador infantil debe tener conocimientos sólidos sobre el desarrollo físico, cognitivo, emocional y social de los niños y niñas. Esto le permitirá adaptar las actividades educativas y lúdicas a las necesidades y características de cada niño y niña.

Si deseas saber más skills o aptitudes profesionales, visita el artículo sobre las habilidades profesionales más importantes para tu futuro laboral.

¿Qué salidas académicas tiene el Grado Superior de Educación Infantil?

Al estudiar un Grado Superior aumentas tus posibilidades de conseguir un buen trabajo. Pero también, te abre las puertas a poder elegir entre diversas opciones académicas con las que poder ampliar y continuar tu formación para tener más posibilidades en el mundo laboral.

A continuación, te explicaremos las diferentes opciones disponibles para continuar con tus estudios si has cursado el Grado Superior en Educación Infantil.

Estudiar otro grado superior

Una vez finalices tus estudios de educación infantil, la primera opción que tienes a la hora de configurar un perfil profesional es estudiar otro Grado Superior. Puedes complementar tu formación con otros estudios relacionados, como por ejemplo, el Grado Superior en Integración social.

Estos dos campos pueden ser complementarios, ya que un educador infantil puede trabajar con niños y niñas en situación de vulnerabilidad (por ejemplo, aquellos que provienen de entornos sociales desfavorecidos o que presentan necesidades educativas especiales).

Con estudios de Inclusión Social podrías aportar una perspectiva más amplia y especializada en la planificación y gestión de proyectos que involucren a estos niños y niñas, además de aplicar estas estrategias en el ámbito educativo proporcionando un ambiente inclusivo y adaptado a las necesidades de cada niño o niña.

Estudiar una carrera universitaria

Estudiar una carrera universitaria puede ser una opción para aquellos que quieren continuar con sus estudios una vez finalizado el Grado Superior.

Existen varias opciones de carrera universitaria que pueden complementar la formación y ampliar tus oportunidades laborales, como por ejemplo:

  • Grado universitario en Educación Infantil.
  • Grado universitario en Educación Primaria.
  • Grado universitario en Pedagogía.
  • Grado universitario en Trabajo Social.

Estudiar una especialización (máster, especialización de FP…)

Aquellos que han finalizado sus estudios de Grado Superior en Educación Infantil también tienen la opción de especializarse en un área de su sector cursando un máster o un curso de especialización de FP.

Una opción interesante es el Doble Máster en Experto en Atención Temprana + Máster en Coaching e Inteligencia Emocional Infantil y Juvenil. Esta doble titulación se enfoca en la especialización en el diagnóstico e intervención de trastornos evolutivos y emocionales en la infancia y adolescencia.

Concluyendo, estudiar el Grado Superior en Educación Infantil es una opción perfecta para aquellas personas que quieran trabajar educando a niños y niñas en su etapa más temprana de desarrollo. La formación del grado te ofrecerá las habilidades y técnicas necesarias para ser un gran profesional y conocer las necesidades de los niños y niñas.

Además, te abrirá un gran abanico de posibilidades tanto laborales como académicas. Podrás incorporarte al mundo laboral tras conseguir tu título u optar por aumentar tu formación estudiando en la universidad o especializándote en algún campo.

Artículos relacionados: