¿Estás buscando mejorar tu forma de estudiar para ser más eficiente? Entonces definitivamente debes considerar aplicar la técnica de estudio active recall. Se trata de una técnica utilizada por muchos estudiantes para estudiar y memorizar grandes cantidades de información.

Aplicar esta técnica no solo te ayudará a fijar mejor la información en tu mente, sino que también te permitirá ser más flexible en el proceso de estudio. En este artículo encontrarás toda la información que necesitas para aprender qué es y cómo aplicar active recall. ¡Toma nota!

¿En qué consiste la técnica de estudio active recall?

Active recall es una técnica de estudio que se centra en la memorización activa de los contenidos. Se basa en el principio de que cuanto más activamente participes en el proceso de estudio, más probable será que la recuerdes en el largo plazo. En lugar de simplemente leer información y tratar de memorizarla, debes tratar de consultar diferente fuentes, hacerte preguntas y reflexionar sobre la información, lo cual te ayudará a fijarla mejor en tu mente aquello que estás estudiando.

En active recall, después de leer o ver un determinado tema o apartado, debes invertir unos minutos en escribir todo lo que puedas recordar sobre el tema. Luego deberás revisar tus notas y corregir cualquier posible error. También puedes hacerte preguntas sobre el temario y responderlas por escrito o en voz alta, o usar tarjetas de estudio u otros recursos para ayudarte a recordar la información. Lo importante es que te involucres activamente en el proceso de memorización.

Beneficios de aplicar el active recall

Existen muchos beneficios al aplicar active recall durante el estudio. Aquí, te mostramos los más importantes:

  • Mejora la retención de información: al estudiar y recordar la información de forma activa, estás fomentando que se grabe de manera más duradera en tu memoria.
  • Ayuda a comprender mejor los conceptos: al forzar a tu cerebro a recordar la información por ti mismo, estás obligándolo a analizar y entender la información de manera más profunda.
  • Incrementa la confianza en tus propias habilidades: al ver que eres capaz de recordar la información de manera efectiva, tu confianza en tus propias habilidades de aprendizaje aumentará.
  • Hace el estudio más eficiente: al usar el active recall, estás aprovechando al máximo tu tiempo de estudio, ya que estás enfocándote en repasar y recordar la información más importante.
  • Puede ayudar a detectar lagunas en tu conocimiento: al tratar de recordar la información por ti mismo, es más probable que te des cuenta de aquellos conceptos que todavía no comprendes completamente.

Aunque la técnica de estudio active recall pueda sonar muy simple (porque lo es), esta técnica se ha demostrado que es extremadamente eficaz. En un estudio realizado por los psicólogos Karpicke y Roediger en el año 2008, se comparó el efecto del active recall con el de otras técnicas de estudio como la simple lectura repetida o el estudio en sesiones largas y continuadas.

Los resultados mostraron que, mientras que las otras técnicas no producían ningún efecto significativo en la memoria a largo plazo, el active recall mejoraba la retención de la información en un 25%. No está nada mal, ¿no crees?

¿Cómo aplicar esta técnica de estudio?

Afortunadamente, active recall es una técnica de estudio relativamente fácil de aplicar. Aquí te mostramos los pasos que te recomendamos seguir para empezar:

  1. Haz una lectura activa de lo que vayas a estudiar en la sesión. Subraya las ideas más importantes, hazte preguntas sobre lo que has leído, realiza anotaciones aclaratorias, consulta aquello que entiendes hasta que lo comprendas,…
  2. Toma un break después de hacer esta lectura activa. Da a tu cerebro unos minutos para procesar la información antes de tratar de recordarla.
  3. Escribe lo que puedas recordar. No te preocupes si no puedes recordar todo; simplemente escribe lo que puedas.
  4. Revísalo y corrígelo. Una vez que hayas escrito lo que puedas recordar, revisa tus notas y corrige cualquier error.
  5. Repite. Repite este proceso varias veces hasta que puedas recordar la información de memoria.

Consejos a la hora de aplicar active recall en tu estudio

A continuación, queremos ofrecerte una serie de consejos que te ayudarán a emplear active recall cuando estés estudiando:

  • Encuentra un método que funcione para ti. No todos los estudiantes responden de la misma manera al active recall, así que experimenta un poco hasta que encuentres la forma de aplicarlo que mejor se adapte a tus necesidades.
  • Empieza con cantidades pequeñas. Si estás acostumbrado a leer 50 páginas por día, puede ser abrumador tratar de hacer active recall de todo ese contenido. En su lugar, empieza con uno o dos apartados y aumenta gradualmente la cantidad de material que estudias aplicando esta técnica de estudio.
  • Hazlo en sesiones cortas. El active recall puede ser agotador, así que no trates de hacerlo durante horas a la vez. En su lugar, divide el material en sesiones más cortas y toma descansos entre ellas.
  • Ponte retos. El active recall puede ser más divertido si te pones retos, como responder a una pregunta en menos de un minuto o escribir un resumen en 100 palabras o menos.
  • Encuentra un grupo de estudio. Estudiar en grupo puede hacer que el active recall sea más divertido y también te ayudará a aprender de los demás.

Recuerda, poner en práctica el active recall puede mejorar significativamente tu forma de estudiar y te puede facilitar bastante la retención de información en la memoria. Ahora es tu turno, ¡prueba esta técnica y comprueba los resultados por ti mismo!